Read more: http://www.hellogoogle.com/posicionar_blogger_blogspot/#ixzz1PJsLZdZj

26 nov. 2011

LORENZO LAMAS, EL REY DE LAS CAMAS

Ahora que hay mas parados que corredores, ahora que José Luis Moreno esta sacando a mas gente de la crisis, ahora que cuando vas a sacar dinero, te las tienes que ingeniar para poner el numero secreto tapando el teclado ¿como lo hacéis vosotros ? yo es que lo intento poner tapando el teclado y siempre destapo, pongo el número  y si hay alguna cámara o algo en el cajero, el "malo" me va a a ver la numeración.

 Ahora que a todos nos pasa esto y que  los sábados nos levantamos con Cesar y su programa el encantador de perros, ahora que llevamos casi una semana desde las ultimas elecciones españolas, ahora que se acercan las navidades, el turrón, los mazapanes y el fun fun fun, no nos podemos olvidar de las carreras. Carreras que esta vez no van a ser por parques o por pistas, por caminos de tierra o caminos de asfalto, esta vez va ser por tiendas y centros comerciales. Que pedazo de aburrimiento, los reyes magos, papa noel, Santa claus, todo el gasto que supone esto. Carreras para comprar  la comida de fin de año, las uvas, las lentejas y todo aquello que bien por superstición o bien por tradición sin mas, hacemos  y comemos en esas fechas.

 Si alguno pensaba que hoy iba a desvelar la identidad de estos personajes de la mitologia navideña, lo lleva un poco crudo, esos seres como las brujas, existen. Pero hoy quiero contar mi historia de navidad:

Corria el año 2009 , yo, solamente tenia 32 años y cuando dormía placidamente, la noche del 5 de enero al 6 y tras acostarme a las 10:45 y hacer el ritual de agua para los camellos, turrones y un litro de vino barato con refresco de cola, para hacer un buen kalimoxo a sus majestades los reyes magos de oriente, los vi.

Eran las 12: 35, ¡ si ! vivo a la entrada del pueblo y en un primero sin chimenea, es cierto que llegaron pronto a mi casa, me tarda mas una pizza. Pero a lo que iba, ellos estaban allí, yo asomando solamente el ojo izquierdo y mi naricita por la puerta, pude ver tres siluetas con corona y no era Lady Gaga y dos amigas. Eran ellos, los reyes, los vi perfectamente, mis ojos se convirtieron en estrellas, mi ilusión era tal, que no entraba en mi mismo. Aquel año había pedido unas zapatillas para correr, un pulsometro nuevo, una bicicleta sin ruedines y un mp3 para nadar. Si ya se que es mucho, pero corrían tiempos de bonanza, cuando pedías una hipoteca y te daban el 120%, amueblabas tu piso y te daban para mas, cosa que ahora estamos pagando, cada día quitan varios pisos por esta razón. Pero vamos a lo que nos toca, mi historia.

Aquella noche y después de ver aquellas figuras angelicales, que para mi venían del cielo, no pude dormir o no quería dormirme, quería sentir que la luz entrara por mi ventana cuanto antes. Después de 8 largas horas en cama, me levante y fui a ver lo que habían dejado aquellos tres hombre debajo de mi árbol de navidad, que por cierto, había adornado con bolitas y cintas de color plata, coronado con una estrella del mismo color.

Cual es mi sorpresa, que con mis 32 años y la ilusión de ese niño que soy, me fui directamente a mirar al arbolito, pero allí no había nada, el árbol estaba tirado en el suelo con alguna bola rota, no había ni bicicleta, ni pulsometro y lo que mas me dolió, ni una gota de kalimoxo. Mire en el salón, tampoco teníamos ni el televisor de plasma, ni el ordenador, ni el microondas. Fue cuando me di cuenta, aquellas figuras que había visto en la noche eran ladrones, me habían entrado a robar en casa y encima se habian bebido todos mis licores, no me habian dejado ni el hueso del jamon para caldo.

Ya se que es una historia triste, pero si la termino con la palabra perdices, tiene un final feliz, así que cuidado con esos impostores que se hacen pasar por reyes, son gente mala que juega con la ilusión de niños de 32 años. Despues de aquello me hice republicano y Juancarlista, aunque hoy Don Juan Carlos tenga el ojo morado, por darse con una puerta, que mira que es casualidad que abriesen la puerta los dos a la vez.

Así que colorín colorado este cuento se acabado, fuimos felices y comimos perdices. Y decir que la crisis son los padres.

No hay comentarios: