Read more: http://www.hellogoogle.com/posicionar_blogger_blogspot/#ixzz1PJsLZdZj

10 abr. 2011

CAMILO, EL MONO LISTO

Me quiero presentar, yo soy el negro al que currunchy tiene 24 horas escribiendo sus entradas, para luego pagarme con un plato de sopa fría, que yo como por miedo a que el me pueda echar de su casa. La verdad es que en mi jaula tengo de todo, cinta andadora, portátil e incluso otra jaula con un colibrí. Mi nombre es Camilo y me encontrareis en este blog hablando de cosas mas interesantes que Currunchy y Lolo, que aunque no es por criticar, creo que ya están sobrando, seguramente en unos meses este sitio lo escribiré yo solito.


Mi primera lección sera hablar del ÁCIDO LÁCTICO:



  • El ácido láctico, o su forma ionizada, el lactato, también conocido por su nomenclatura oficial ácido 2-hidroxi-propanoico o ácido α-hidroxi-propanoico.


  • Igual diciéndolo de esta forma suena un poco fuera lugar e incluso aburrido, pero si te digo, aunque mucho lo sabréis, que este ácido aumenta en los músculos de nuestras piernas, en forma de dolor, cuando hacemos un esfuerzo físico, en nuestro caso el correr, seguro que ahora os dais cuenta de ese dolorcito.


  • La concetracion de lactato en sangre es de 1 o 2 mmol/l en reposo, llegando a aumentar hasta 20 mmol/l cuando aumenta nuestro esfuerzo. Este aumento sucede cuando la demanda de energía de los tejidos, sobrepasa el oxigeno que se dispone en la sangre.

Recomendación: Como soy un mono no importa que me confunda en mi explicación y recomendaciones, pero yo creo que debes darle descansos a tus entrenamientos y realizar otros deportes, para así darle un reposo a los músculos, evitando también de esta forma las temidas lesiones. Yo no tengo estudios, uno porque seria raro ver a un mono en la facultad de medicina, económicas o derecho, pero yo aporto mis experiencias y lo segundo soy guapo y a los guapos se nos permite todo.


Dicho esto, ahí os dejo mi perlita de hoy, el Acido lactico nuestro enemigo y que no lo encontraras en los yogures modernos, no lo busques, la verdad esta ahí fuera.

No hay comentarios: